12.2 C
Madrid
sábado, abril 20, 2024

Matanza en Praga: David Kozak, el estudiante de 24 años que odiaba el mundo

Debe leer

Las cifras: 15 muertos y 24 heridos. 24 años, la edad del presunto autor de esta nueva masacre en un recinto académico, identificado como David Kozak. y abatido por la Policía. Lugar: la Facultad de Filosofía de la Universidad Carolina de Praga, República Checa. ¿Motivo? No está del todo claro, aunque en Telegram colgaba hace unos días el siguiente mensaje, poco equívoco: “Odio al mundo y quiero dejar atrás la mayor cantidad de dolor posible”. Y tanto que así ha sido, empezando por su primera víctima, su propio padre.

De lo que ha trascendido por parte de las autoridades policiales checas, el presunto autor de la matanza estaba siendo objeto de tratamiento psicológico. Pero, ¿cómo describir, desde la distancia y los justos datos que han trascendido, un perfil más preciso que ayude a entender qué pasa por la cabeza de alguien para cometer una acción criminal tan desproporcionada, por llamarlo de alguna manera?

“Realizar un análisis criminológico profundo de David K., el perpetrador del tiroteo de la Universidad de Carolina de Praga, sin tener acceso a una información detallada y específica, es complejo”, reconoce el criminólogo Vicente de la Cruz, director del diario Delta13News.

Sin embargo, desde una perspectiva general, en casos como este pueden influir múltiples factores, antecedentes familiares y personales. Precisamente, la relación con su padre, a quien asesinó primero, “podría ser clave”, a juicio de De la Cruz, pues “puede indicar problemas familiares o profundos, incluso abusos”.

El presunto autor de este masivo asesinato estaría recibiendo tratamiento psicológico, lo que lleva a pensar que potenciales problemas mentales “podrían haber afectado su percepción de la realidad y su comportamiento; también las influencias externas, como la imitación de otra masacre similar que tuvo lugar en podrían haber influenciado a esta persona”.

En este marco, Vicente de la Cruz habla de un “problema que atañe a muchas personas en la sociedad actual, relacionado con la falta de objetivos claros en la vida y la crisis de valores personales”, que, en el caso de Praga, “podría haber contribuido a una decisión extrema”, como finalmente ha tenido lugar.

Fácil acceso a las armas

Para los expertos no pasa desapercibido la curiosa circunstancia de que Estados Unidos, país que es reconocido en el mundo por acreditar un mayor número de casos de violencia de este calibre en centros educativos, y la República Checa son países donde el acceso a las armas presenta menos restricciones. De hecho, este país europeo es el más permisivo de toda la Unión Europea, un dato que debe ser tenido en cuenta, aunque el arma con la que perpetró la matanza fuera propiedad de su padre, pero de fácil acceso para el presunto autor: “Esto facilita, sin duda, el estallido de violencia”, juzga este experto criminólogo.

En ello coincide plenamente, Abel González, director del Departamento de Criminología de la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA, quien, requerido por Delta13News, señala que el principal motivo que explica por qué la mayoría de tiroteos se concentran en Estados Unidos de América es por “el fácil acceso a las armas de fuego”, aunque recuerda que “también tenemos otros casos en centros educativos en Europa, como el de Barcelona, donde un chaval entró con una ballesta en un instituto”.

Aunque un aspecto que llama la atención de Vicente de la Cruz es el hecho de que una buena parte de estos siniestros tengan lugar en espacio educativos, bien sean colegios, institutos o universidades, como es el caso de la República Checa.

“Muchas veces”, explica De la Cruz, esto “tiene que ver con que el agresor busca a las personas que conoce, en un espacio en el que podría sentirse aislado o marginado dentro del entorno educativo en el que está, y, por ello, podría tener un resentimiento que desencadene la violencia”.

El lugar como símbolo, “algo muy típico que puede ser visto como un símbolo de sus frustraciones o fracasos, y por eso también lo convierte en su objetivo”. No en vano, él era estudiante de la universidad en la que cometió esta atrocidad.

Acoso y aislamiento

En este punto, tercia el también criminólogo Abel González, pues en institutos y universidades se repiten una serie de factores relacionados con el “aislamiento de estas personas”, no necesariamente fruto de procesos de bullying, “pero algo parecido, donde se sienten rechazados por parte de los compañeros y también de los profesores”. “Es decir, no encajan y como no encajan, pues se tienen que rebelar contra ellos”. Si a eso se une el fácil acceso a un arma, no hay que más qué decir.

Para el caso de Estados Unidos, es incluso más fácil de interpretar, pues este país cuenta de lo que llamamos una ‘cultura de las armas” “bastante arraigada” lo que propicia el cóctel perfecto para que se produzcan estos hechos luctuosos.

Contra los profesores la explicación criminológica “también la tenemos a través de la ‘teoría de la tensión’, que nos dice que se produce un aumento de la tensión por cualquier circunstancia. Esa tensión provoca unos sentimientos enojo, pero sobre todo de ira. Y para compensar de alguna manera esos sentimientos que se producen, esa frustración, esa ira, la descarga de la tensión es a través de la comisión de un acto delictivo”.

Por concluir, retoma Vicente de la Cruz para reflejar otra circunstancia no menos relevante, como es la “exposición constante a la violencia de la gente más joven a través de los medios de comunicación, y principalmente internet”. En este contexto, agrega, los videojuegos “pueden llegar a normalizar la violencia como una forma de resolver conflictos”.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

spot_img

Últimas Noticias