12.2 C
Madrid
sábado, abril 20, 2024

Imponer por ley la detección de humo, primer paso para reducir el riesgo de incendio en el hogar

Debe leer

Más de una decena de víctimas mortales se ha cobrado el fuego en hogares solo durante el mes enero, siendo la mayoría, hasta casi el 53%, personas mayores. Tecnifuego, la Asociación Española de Sociedades de Protección Contra Incendios, cree llegado el momento de imponer por ley la colocación de aparatos de detección de humo en el hogar, al menos, como un primer paso para evitar riesgos y consecuencias mayores.

Así lo señala en un comunicado, donde explica que una de las soluciones pasa por la necesidad de modificar la legislación en España para que las viviendas tengan que disponer de detección de incendios, como ya sucede en otros países europeos, como Inglaterra, Alemania, Francia o Países Bajos.

Pero no solo en viviendas nuevas, advierte, sino que la legislación “debe ser retroactiva” porque, recuerda Tecnifuego, el parque de viviendas es antiguo, igual que la red eléctrica, y “si a esto añadimos los cambios que se producen en los riesgos: muchos aparatos electrónicos que utilizan baterías o los nuevos dispositivos de micro movilidad, que provocan conatos de incendio, observamos claramente la necesidad de un cambio en la legislación, que recoja la instalación de equipos de protección contra incendios”.

El pasado mes de enero es, per se, una alarma en sí misma. El trágico resumen de muertos por incendios en el hogar deja en Logroño (3 de enero) una anciana, y un hombre fallecidos; en Jerez (4 de enero) un hombre; en Barcelona (8 de enero), muere un hombre en su vivienda; en Granada (10 de enero), muere un anciano; en Burgos (12 de enero), fallece una anciana; en Zaragoza (13 de enero) fallece una anciana; en Dúrcal, Granada (16 de enero) fallece un anciano; en Valencia (19 de enero) un fallecido de madrugada y dos mujeres heridas de gravedad; en Alhaurín el Grande, Málaga (21 de enero), un fallecido; en Gandía (20 de enero), muere una niña y 5 personas resultan heridas.

En esta muestra de un solo mes, Tecnifuego concentra una realidad en la que algunos datos son coincidentes, como que se registran más muertes entre ancianos, las sobrecargas de enchufes, estufas y calefactores son la causa principal del incendio, y las horas nocturnas son las de mayor riesgo.

Precisamente, esta tendencia ya se apreciaba en el último estudio de ‘Víctimas de Incendios y Explosiones en España en 2022’, que realizan Fundación Mapfre y la APTB, la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos, que alertó del aumento del número de fallecidos por incendio en aquel año: 235 víctimas. Fueron las peores cifras desde que comenzó la elaboración del estudio en 2010. Solo en hogares, el 2022 dejó 168 fallecidos por incendio y 8 por explosiones, un 16% más que en 2021.

Algunos de los datos más llamativos de los incendios en vivienda, son que más de la mitad de los fallecidos fueron ancianos (52,8%), que se produjeron en invierno (59%) y que la franja nocturna (57%) son los periodos que registran más muertes.

También que la inhalación de humos o gases tóxicos fue la principal causa de los fallecimientos, tres de cada cuatro, que el salón es el lugar de más riesgo, donde fallecieron casi la mitad de las víctimas del año, y que el origen principal de los incendios con víctimas mortales es: el eléctrico, aparatos o equipamientos eléctricos (16,5 %), productos que desprenden calor (14,2 %) o personas fumadoras (9,7 %).

A través de una campaña, cuyo objetivo es ‘Víctimas Cero’ por incendio, Tecnifuego quiere hacer llegar a la sociedad los aspectos básicos para la seguridad. Esta campaña pone el foco en la seguridad contra incendios en viviendas, destacando la mayor incidencia entre ancianos y personas que sufren limitación de sus capacidades; el mayor riesgo que suponen las instalaciones eléctricas envejecidas y obsoletas; los multienchufes; las estufas y calefactores; y el aumento de incendios por un nuevo riesgo, el electrónico, debido a los aparatos con baterías de litio, sin olvidar la inexistente exigencia de reacción al fuego en mobiliarios y decoración, entre otros.

Fondos europeos contra incendios

Por ello, esta entidad recomienda aprovechar el Plan para rehabilitación de los edificios (Fondos Next Generation) para implementar mejoras en la seguridad pasiva contra incendios. Por ejemplo, se puede acometer la instalación de productos con una reacción al fuego que evite la propagación por fachadas y cubiertas, y el mantenimiento de productos y equipos ya instalados.

En paralelo, aboga por la implicación de las administraciones públicas en la concienciación de la ciudadanía, en “realizar sin tardanza” los cambios legislativos que incrementen las exigencias en protección contra incendios, y la aplicación rigurosa de las inspecciones para reforzar el cumplimiento legislativo.

Estos cambios deben pasar por legislar a favor de instalar protección contra incendios en el interior de las viviendas. De hecho, existe una amplia regulación en los países europeos cercanos, al respecto, ya se ha constituido un grupo de trabajo en UNE para desarrollar una norma de aplicación para vivienda.

Y no será porque no existen medios técnicos para lograr la protección. El planteamiento tiene que ser integral, defiende Tecnifuego, contemplando las medidas de protección activa (extintores, detectores, rociadores, BIE, etc.) y las de protección pasiva (resistencia al fuego de los materiales constructivos, reacción al fuego de estos materiales y del mobiliario y decoración; vías de evacuación y salidas de emergencia, etc.)

También se debe informar de estas posibilidades a los usuarios por diferentes vías. Campañas masivas en medios de comunicación, a través de los presidentes de las comunidades de vecinos y los administradores de fincas; y a través de los servicios de teleasistencia. Porque la concienciación y la formación son imprescindibles. Hay que saber cómo protegerse, y empezar imponiendo la detección de humos.

En este contexto, el sector asegurador juega, a juicio de Tecnifuego, un “importante papel” a la hora de tramitar una póliza, pues puede exigir ir más allá, condicionar el contrato según la instalación de equipos de protección contra incendios.

Desde luego, por último, es necesario el mantenimiento. Si se hace una instalación, se debe mantener. Los sistemas tienen que estar en perfectas condiciones y conectados. Si el sistema no se mantiene, pierde eficacia.

 

spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

spot_img

Últimas Noticias