18.8 C
Madrid
martes, mayo 21, 2024

La siniestralidad continúa su tendencia alcista en el sector de servicios privados

Debe leer

Un análisis realizado por el Gabinete Técnico de la Secretaría de Acción Sindical, Salud Laboral y Medio Ambiente de FeSMC-UGT sobre la evolución de los accidentes de trabajo en el sector de Servicios Privados registra un incremento del 4,6% en 2023, alcanzando los 278.271 sucesos.

Este sector engloba las áreas de comercio y grandes almacenes; comunicaciones y cultura; financiero; oficinas y seguros; hostelería, restauración social y turismo; limpieza; seguridad, aéreo; carreteras, urbanos y logística; ferroviario, y marítimo–portuario.

Y eso ocurre al tiempo de que el número total de accidentes de trabajo con baja (IT) entre las personas asalariadas se redujo un 1,1 % hasta los 589.286 en el mismo periodo. Es decir, mientras que la siniestralidad se reduce en términos generales, sin embargo crece en los sectores de Servicios Privados en casi 12.000 nuevos AT, alcanzando el 47,2% del total, 2,5 puntos porcentuales más que el año pasado.

Para el sindicato, este crecimiento de la siniestralidad está claramente ligado al incremento que ha experimentado el empleo en los servicios privados en el último año: 4,5 % con más de 378.000 nuevos empleos hasta alcanzar los casi 9 millones de personas asalariadas en el cuarto trimestre de 2023.

Pero también es consecuencia, explica en su informe, de múltiples factores pendientes de solventar como atajar la precariedad laboral; conseguir que las empresas cumplan con la normativa en materia de prevención de riesgos laborales; acabar con la mercantilización de los servicios de prevención ajenos; adaptar la gestión preventiva a las nuevas transiciones digital, demográfica y ecológica; mejorar la participación de la representación de las personas trabajadoras; incorporar la prevención y evaluación de los riesgos psicosociales, o facilitar la salida flexible del mercado de trabajo con la mayor protección posible, entre otras.

Los índices de incidencia, es decir, el número de accidentes de trabajo por cada cien mil personas asalariadas, con valores superiores a la media nacional señalan a aquellos sectores con mayor precariedad laboral (por temporalidad, por parcialidad, por organización del tiempo de trabajo, por la rotación en el empleo, por un mayor uso de la subcontratación, por la estructura empresarial y la dispersión de los centros de trabajo, entre otros).

Se trataría de Transporte y almacenamiento (con 4.315 accidente de trabajo por cada cien mil personas asalariadas), Actividades administrativas y servicios auxiliares (3.782,6), Hostelería (3.531) y Actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento (3.114,6). La gran mayoría de los AT se producen durante la jornada de trabajo (82,9 %). Sin embargo, sigue la tendencia alcista de los accidente in itinere (7,4 %).

Al tiempo, aumenta la gravedad de los accidentes, de forma que el número de accidente de trabajo graves alcanza la cifra de 1.647 en 2023, lo que supone un aumento del 7,5 % respecto al año anterior. Un crecimiento que contrasta con el descenso del 1,4 % en el conjunto de la actividad económica.

A la vista de los datos, la reducción de los AT entre las personas con contrato temporal contrasta con el incremento de los mismos entre aquellas con contrato a tiempo parcial. La precariedad se traslada de la temporalidad a la parcialidad.

En el conjunto de los servicios privados hay un mayor número de mujeres, de jóvenes y de personas con una ocupación de baja cualificación que sufren accidentes. En 2022, un 38,4 % de los accidentes de trabajo con baja en jornada lo sufrieron mujeres, un 35,8% contaba con menos de 35 años y un 33,1 % del total afectó a personas con baja cualificación.

Las personas trabajadoras de las pequeñas empresas están especialmente desprotegidas, según el sindicato. De este modo, un 47,5 % de los accidentes de trabajo en jornada se producen en centros que emplean a menos de 50 trabajadores en el conjunto de este tipo de actividades.

El sindicato confía en que la Mesa de Diálogo Social en materia de prevención de riesgos laborales se convierta en el lugar adecuado para solventar algunos de los retos pendientes, como un Plan de Choque contra la Siniestralidad Laboral; la prevención y evaluación de los riesgos psicosociales; acabar con la mercantilización de los servicios de prevención; la creación del Delegado sectorial/territorial de prevención; así como adecuar la legislación en materia preventiva a las nuevas realidades del mundo del trabajo.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

spot_img

Últimas Noticias