18.3 C
Madrid
martes, mayo 21, 2024

María Teresa López (Affor Health): «Es necesaria una cultura de seguridad laboral que incluya tanto aspectos físicos como psicológicos»

Debe leer

La seguridad laboral se refiere a las medidas y prácticas implementadas en un entorno de trabajo para proteger la salud, la seguridad y el bienestar de los empleados. Esto implica identificar y minimizar los riesgos laborales que puedan causar lesiones, enfermedades o daños a los trabajadores, así como crear un entorno de trabajo seguro y saludable en general.

Las prácticas de seguridad laboral pueden incluir la identificación y evaluación de los peligros potenciales en el lugar de trabajo, tanto físicos como psicosociales, la implementación de medidas para prevenir accidentes y lesiones en el lugar de trabajo, como el uso de equipo de protección personal (EPP), capacitación en seguridad, mantenimiento adecuado de equipos y herramientas, y señalización de seguridad y la promoción de la salud y el bienestar de los empleados a través de programas de salud ocupacional que aborden factores como la ergonomía, el estrés laboral, la higiene ocupacional y la salud mental en el trabajo.

De igual modo, vela por asegurar que el lugar de trabajo cumpla con todas las regulaciones y normativas de seguridad laboral establecidas por las autoridades gubernamentales pertinentes y por fomentar una cultura organizacional que valore la seguridad y promueva la participación activa de los empleados en la identificación y mitigación de riesgos laborales.

María Teresa López Román es coordinadora del Área de Diagnóstico Psicosocial en Affor Health y en esta entrevista concedida a DELTA13NEWS pone el acento en lo que se conoce como bienestar psicosocial como eje sobre el que gira la seguridad en el trabajo.

¿Cómo definiría el bienestar psicosocial en el entorno laboral?

Partiendo de que el bienestar es un estado de satisfacción, salud y felicidad de una persona en diversos aspectos de su vida; y lo psicosocial hace referencia a la interacción entre la persona y el entorno social, podríamos definir el bienestar psicosocial en el entorno laboral como un estado de satisfacción, salud y felicidad de las personas en relación con su trabajo y entorno laboral, más concretamente hace referencia al estado de salud mental y emocional de las personas en relación con su trabajo y el entorno laboral en el que se lleva a cabo.

¿Se contempla actualmente la salud mental como parte de la Seguridad e Higiene en el Trabajo?

Sí, por suerte cada vez se tiene más en cuenta. En este punto tenemos que partir de que el objetivo máximo de la seguridad y salud en el trabajo es que los trabajadores tengan salud, entendiendo la salud como un estado de bienestar físico, psíquico y social y por tanto hay que tener en cuenta cada una de las partes de la definición, es decir, tenemos que trabajar desde las organizaciones tanto la parte física, como la psíquica e incluso la social.

Desde sus inicios la seguridad y salud en el trabajo se ha centrado en la prevención de lesiones físicas y la promoción de un entorno de trabajo seguro, pero desde un punto de vista físico. Sin embargo, desde hace escasamente cuatro años ha surgido una preocupación importante sobre la importancia de abordar también la salud mental desde el ámbito laboral.

Esto puede ser debido a que los riesgos de carácter psicosocial como pueden ser el estrés, fatiga, violencia laboral, etc. pueden tener un impacto importante en el bienestar de las personas y, a su vez, esto puede afectar al rendimiento de las personas. En este punto es importante tener en cuenta que la buena salud mental produce una sensación de bienestar y esto impacta directamente en el rendimiento de las personas, por tanto, desde las organizaciones es de vital importancia trabajar en salud mental con el fin de generar esa sensación de bienestar y mejorar el desempeño de las personas.

¿Qué protocolos estatales de obligado cumplimiento existen en esta materia?

En este punto tenemos que partir de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales donde se establece de forma clara que la empresa está obligada a evaluar todos los riesgos que no puedan evitarse y que están presentes en el ámbito laboral, incluidos los riesgos de carácter psicosocial que hasta hace nada de tiempo han sido los grandes olvidados. Es, concretamente en el Art. 16 de esta Ley, donde se establece que el empresario debe garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores en todos los aspectos relacionados con el trabajo. Esto incluye la obligación de realizar una evaluación de riesgos para identificar y valorar los riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores, teniendo en cuenta todos los aspectos relacionados con el trabajo, como las condiciones de trabajo, la organización del trabajo y la influencia de los factores ambientales.

Por otra parte, en el criterio técnico 104/2021 en el que se establecen las actuaciones de la Inspección de trabajo y Seguridad Social en Riesgos Psicosociales también recuerda la obligatoriedad que tienen las empresas de evaluar y actuar sobre los riesgos de carácter psicosocial. El mismo incluye: Definiciones de los riesgos psicosociales. Métodos e instrumentos de evaluación de riesgos psicosociales. Factores de riesgo específicos de carácter psicosocial. Obligaciones del empresario en esta materia. Intervención y medidas preventivas

¿Cómo deben abordar las empresas las cuestiones relacionadas con el bienestar psicosocial de sus trabajadores?

Es importante seguir la secuencia de prevención primaria, secundaria y terciaria, es decir, se debe optar en un primer momento por una prevención primaria donde se lleven a cabo medidas de promoción de la salud mental antes de que aparezca el riesgo, medidas que pueden ir desde la formación con el fin de proporcionar herramientas a las personas trabajadoras para hacer frente a ciertas situaciones que se puedan presentar en el ambiente laboral y que puedan ser inquietantes para la persona trabajadora, hasta la elaboración de protocolos para la prevención de la violencia laboral en el entorno laboral, la descripción clara de funciones, tareas y responsabilidades de cada uno de los puestos de trabajo existentes en la empresa, etc.

Por otra parte, se debería llevar a cabo una prevención secundaria que incluiría principalmente procesos de diagnóstico con el objetivo de detectar aquellas situaciones que puedan suponer un riesgo para el trabajador con el fin poderlo evitar antes de que aparezca. Para los procesos de diagnóstico se pueden utilizar diferentes instrumentos de evaluación que existen (Mentally, ISTAS, FPSICO, Psicomet, etc.) que se seleccionarán en función del objetivo del proceso de diagnóstico, características de la población trabajadora e incluso de la actividad profesional, etc.

Por último, se opta por una prevención terciaria que es aquella que se lleva a cabo una vez que el riesgo ha aparecido pero el objetivo es que la detección sea precoz y por tanto el impacto que genere en la salud mental sea el mínimo posible, como ejemplos de prevención terciaria podrían implantar medidas de atención psicológica inmediata a personas trabajadoras que lo necesiten mediante la implantación de Programas de Ayuda al Empleado o similar, o la implantación de protocolos de actuación frente a situaciones de violencia laboral.

¿Cuáles son los principales riesgos de salud mental relacionados con el entorno laboral?

Los riesgos de carácter psicosocial, que pueden llevar a la pérdida de la salud mental, son principalmente el estrés, la fatiga y violencia laboral. Sin embargo, hay una serie de factores de riesgo que pueden ser los causantes de que estos riesgos se materialicen y puedan afectar a la salud mental de las personas trabajadoras. Según la clasificación del Grupo Europeo para la Gestión Psicosocial (PRIMA) los factores de riesgos psicosocial serían: Contenido del trabajo, carga y ritmo del trabajo, tiempo de trabajo, participación y control, cultura organizacional, estilo de mando, rol, desarrollo profesional, interacción casa-trabajo y relaciones personales.

¿Son los trabajadores conscientes de que su salud mental también puede ser considerada como ‘accidente laboral’?

La conciencia sobre la salud mental como parte integral de la seguridad y salud en el trabajo es cada vez mayor, sin embargo, todavía nos queda un largo camino. Es cierto que, esta conciencia, va a depender del sector de actividad, tamaño de la empresa, contexto cultural, etc.

En este sentido, tanto las autoridades laborales como las empresas tienen un papel fundamental ya que es necesario que promuevan una cultura de seguridad y salud que incluya tanto aspectos físicos y psicológicos dando especial importancia a estos últimos dada la escasa conciencia de los efectos que los mismos puedan generar.

En definitiva y desde mi punto de vista, creo que es necesario crear una legislación específica que ayude a gestionar de forma adecuada y eficaz la salud mental desde el ámbito laboral. Es necesario crear, entre otras cosas, protocolos específicos de Vigilancia de la Salud que nos ayuden a analizar cómo se encuentran las personas trabajadoras en temas de salud mental y poder detectar si su salud mental puede suponer un riesgo y ver de qué forma se puede intervenir, igual que se hace con los riesgos higiénicos como puede ser la exposición a ruido o productos químicos.

¿Hay alguna cifra de bajas laborales, en España, relacionada con este tema?

En 2023, se tramitaron 597.000 bajas temporales relacionadas con la salud mental, aumentando en 13,6% respecto a 2022, lo que supone más del doble de la cifra registrada hace siete años (283.000). Además, por este motivo se generan bajas de larga duración que llegan a los 125 días de media, según datos del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS7), a la vez que se ha disparado el consumo de ansiolíticos y dos millones de españoles los necesitan a diario.

¿Qué aconsejarían a las empresas españolas para mejorar su rendimiento en este aspecto?

Partiendo de la base de que los problemas mentales son la segunda causa de baja médica después de los trastornos musculoesqueléticos, lo primero que tenemos que hacer es empezar a tomar conciencia de la importancia de la salud mental de las personas y su influencia en el trabajo; y lo siguiente sería empezar a actuar siguiendo el esquema de prevención primaria, secundaria y terciaria.

En este punto, sería necesario crear dentro de las organizaciones una estrategia de salud mental que tenga sentido, es decir, no hay que llevar a cabo medidas para potenciar la salud mental de forma aislada e independiente, sino que hay que establecer un plan que tenga sentido, un plan en el que las medidas estén enlazadas unas con otras y puedan generar un mayor efecto en la salud de las personas trabajadoras.

No dejemos de llevar a cabo procesos de diagnóstico o evaluaciones de riesgos de carácter psicosocial por miedo al “que saldrá”, es necesario saber y conocer las percepciones que tienen las personas trabajadoras con el fin de tener un punto de partida sobre el que trabajar. Pongamos al alcance del trabajador una campaña psicoeducativa de interés que les pueda beneficiar en su día a día y les pueda ayudar a potenciar su salud mental.

¿Cómo imagina el entorno de seguridad laboral en España dentro de cinco años?

Quiero pensar e imaginar un entorno en el que exista una legislación específica que ayude y guíe a las organizaciones a gestionar la salud mental. Igual que la preocupación y el control de la salud física ya está bastante avanzada, dentro de cinco años y con la trayectoria que llevamos, veremos que habrá aumentado la concienciación acerca de la importancia de la salud mental, tanto en el ámbito laboral como en el extralaboral, estarán más instaurados los planes y estrategias de salud mental dentro de las organizaciones, a nivel de vigilancia de la salud se habrán implementado protocolos de salud mental que nos ayuden a mejorar la prevención de los riesgos laborales y la propia persona trabajadora velará y se preocupará, algo más, por su salud mental. De hecho, ya vemos cómo las nuevas generaciones dan ya más importancia al salario emocional que al salario instrumental como un medio de autocuidado personal.

Si bien es cierto, que dentro de cinco años nos seguirá quedando mucho trabajo por hacer y tendremos que seguir trabajando en el cuidado de la salud mental en el trabajo.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

spot_img

Últimas Noticias