13.1 C
Madrid
miércoles, abril 17, 2024

Oleksandr Syrskyi, nuevo comandante en jefe de Ucrania, tras reconocer Zelenskyy un “estancamiento” en el frente

Debe leer

Era una crónica anunciada. No es responsabilidad plena del hasta ahora máximo responsable de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Valerii Zaluzhnyi, puesto que la paralización de ayuda estadounidense, por culpa del bloqueo conservador y la falta de equipamiento y munición, a pesar de las constante palabras de apoyo de la Unión Europea y la OTAN, han llevado a Ucrania a ralentizar su operación de desocupación, dos años después.

Sin embargo, el presidente del país, Volodymyr Zelenskyy, ve llegado el momento de darle una vuelta al tablero de ajedrez en que se ha convertido la guerra en Ucrania, con una Rusia enfrente a la que apenas, según parece, han dañado los embargos y la presión occidental. El coronel general Oleksandr Syrskyi es el nuevo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas ucranias, alguien, si no tan popular como Zaluzhnyi, sí reconocido en sus méritos, como de la numantina defensa de la capital Kiev y la ofensiva que terminó liberando de liberación Járkov.

En un discurso dirigido a la nación, Zelenskyy encara el tercer año de guerra que se propone convertir en “crucial” para lograr los objetivos de Ucrania en la guerra. “Rusia no puede simplemente aceptar la existencia de una Ucrania independiente, el hecho mismo de la vida independiente de nuestro país. Pero Rusia tendrá que aceptar nuestra fuerza”, dijo.

“La experiencia de dos años de esta guerra nos ha convencido de que sólo las derrotas de Rusia acercan la paz”. Y en esas está. En su intervención hizo repaso de lo superado hasta la fecha y, a pesar de que reconoció un “estancamiento” en el frente, que impide a Ucrania seguir avanzando y recuperando territorio invadido, el balance no es del todo insatisfactorio.

“Resistimos el primer año. Empezamos a recuperar nuestro terreno. Hemos demostrado al mundo que Rusia puede perder. En el segundo año de esta guerra ganamos el Mar Negro. Ganamos el invierno. Hemos demostrado que podemos recuperar el control del cielo ucraniano. Pero, lamentablemente, no hemos logrado alcanzar los objetivos de nuestro Estado en tierra”, señaló.

En este punto, reconoció que “hay que ser honesto: la sensación de estancamiento, especialmente en las direcciones del sur, y las dificultades en las batallas en la región de Donetsk han afectado el estado de ánimo de la opinión pública. Los ucranianos hablan cada vez menos de victoria. Sin embargo, el espíritu ucraniano no ha perdido la fe en la victoria. Ucrania conserva su oportunidad histórica. Es nuestro deber darnos cuenta de ello”.

Ni corto ni perezoso, el presidente de Ucrania mostró su convencimiento de que 2024 es “el momento” de su país, “el momento en que todo guerrero ucraniano sepa, como antes, que el Estado y el ejército ucranianos son capaces de ganar”.

La estrategia militar, obviamente, no puede ser desvelada por ninguno de los contrincantes, pero Zelenskyy aclaró que el cambio de rumbo no es cuestión baladí: “No se trata de apellidos. Y ciertamente no sobre política. Se trata del sistema de nuestro ejército, de la gestión en las Fuerzas Armadas de Ucrania y de atraer la experiencia de los comandantes en el campo de batalla de esta guerra”.

Al respecto, agregó que “cada soldado, cada sargento y cada oficial que ve la línea del frente comprende qué decisiones se necesitan” y, en este con texto, avanzó, “las acciones del ejército deben ser mucho más avanzadas tecnológicamente. Hay que restablecer el generalato. Los cuarteles generales en todos los niveles deben conocer y sentir la línea del frente tal como los soldados en la vanguardia”.

Las Fuerzas de Defensa de Ucrania suman ahora casi un millón de personas que fueron llamadas a filas para defender el país. A día de hoy, indicó, la mayoría de ellos “no se ha sentido en primera línea de la misma manera que la minoría que está realmente en primera línea, luchando de verdad”. Esto significa, a su juicio, que “necesitamos un enfoque diferente, en particular, para las rotaciones. Un enfoque diferente para la gestión de primera línea. Un enfoque diferente a la movilización y el reclutamiento”.

En este punto, el presidente del país ve “necesario” presentar un plan de acción “realista y detallado” para las Fuerzas Armadas de Ucrania para 2024, que tenga en cuenta la situación real actual en el campo de batalla y las perspectivas. Así, cada brigada de combate en la primera línea debe recibir “armas occidentales efectivas”, y debe haber una “redistribución justa” de dichas armas “a favor de la primera línea”.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

spot_img

Últimas Noticias