19.7 C
Madrid
sábado, abril 13, 2024

2 millones, el valor estimado por evitar o prevenir un fallecimiento en siniestro de tráfico

Debe leer

La Dirección General de Tráfico, a través del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, ha presentado los resultados del estudio de actualización del valor de prevenir un fallecimiento y una lesión no mortal en siniestros de tráfico. El estudio ha sido realizado por la Universidad de Murcia en colaboración con la empresa de Sigma Dos para la realización de las encuestas.

El informe concluye que el valor por evitar o prevenir un fallecimiento en un siniestro de tráfico es de 2 millones de euros, teniendo en cuenta que 1,9 millones es el valor estimado de una vida estadística, cifra a la que se han añadido los costes de la producción neta perdida a consecuencia de la mortalidad prematura, así como los costes médicos y de los servicios de emergencia.

Esta estimación del valor de la vida estadística es un 46% superior a la estimada (1,3 millones) en 2011, año en el que se realizó el último estudio.

Este incremento también es superior al aumento del PIB per cápita nominal experimentado en España desde aquella fecha, que asciende a un 24,5% aproximadamente, lo que sugiere que, junto con el aumento del nivel de vida, las preferencias declaradas por la población española pueden estar reflejando una mayor preocupación por la siniestralidad vial.

En el caso de las lesiones no mortales, el informe estima en 354.630 euros el valor monetario de la víctima con lesiones graves y en 7.886 euros el de una víctima con lesiones leves. Cuando estas valoraciones se completan con los costes médicos y de ambulancia, así como con las pérdidas de producción, resulta un valor de prevenir una lesión de 385.480 euros, para los heridos graves y de 8.506 euros, para los heridos leves.

Según Álvaro Gómez, director del Observatorio de Seguridad Vial de la DGT, “este tipo de estudios ayudan a conocer el coste social medio de los siniestros de tráfico, así como a valorar las políticas y medidas de seguridad vial a implantar mediante el análisis coste beneficio. La evaluación de las políticas es indispensable para realizar una eficiente asignación de los recursos públicos, y el gasto en medidas de seguridad vial efectivas es una inversión con un elevado nivel de retorno social y económico”.

El enfoque utilizado para realizar las estimaciones anteriormente expuestas ha sido el de la “disposición a pagar”, es decir, la máxima cantidad de dinero que la sociedad está dispuesta a pagar por viajar de manera más segura, con el fin de evitar una muerte, un herido grave o un herido leve en un siniestro de tráfico. Este enfoque de la disposición a pagar se ha articulado mediante el método conocido como enfoque encadenado de valoración continente/lotería estándar, que ya se utilizó en 2011, año en el que se realizó el anterior estudio.

Para ello, se llevaron a cabo dos amplias encuestas, cada una de ellas a 2.000 personas adultas representativas demográfica y geográficamente de la población general española, mediante entrevistas presenciales asistidas por ordenador.

A partir de las respuestas a la primera encuesta, el equipo investigador de la Universidad de Murcia estimó el Valor de Prevenir un Fallecimiento (VPF) por un siniestro de tráfico, sumando al Valor de la Vida Estadística (VVE), las pérdidas netas de capacidad productiva debidas a la muerte prematura de la víctima, junto con los costes asociados a la atención sanitaria, que comprenden gastos médicos y de transporte en ambulancia.

La segunda encuesta sirvió para estimar el Valor de Prevenir un Herido (VPH), mediante la suma del Valor de la Víctima no Mortal y las pérdidas de capacidad productiva, junto con los costes relacionados con la atención sanitaria. Además, en este segundo análisis, también se calculó el Valor Monetario del Año de Vida Ajustado por la Calidad en el contexto de la siniestralidad vial. El Año de Vida Ajustado por la Calidad es una medida sintética que combina cantidad y calidad de vida.

Por comparación

En el estudio europeo que comparó los costes por fallecimiento, ajustados por la paridad de poder adquisitivo y actualizados a precios de 2022 en los 19 países de la Zona Euro incluidos en el proyecto europeo SafetyCube, se evidencia que España ocupaba la décimo tercera posición, con un valor inferior al promedio de la Zona Euro (2.030.020).

Los países con valoraciones más elevadas eran Estonia, Croacia, Francia y Austria, con costes por fallecido superiores a los 3 millones de euros; mientras que por debajo de España se situaban Italia, Irlanda, Alemania, Chipre, Portugal y Eslovaquia, con estimaciones inferiores a 1,8 millones de euros. Cuando se incorpora a esta comparativa la estimación de 2023 del VPF, España cierra el diferencial con el promedio de la Zona Euro y presenta valores similares a países como Bélgica o Finlandia.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

spot_img

Últimas Noticias