18.3 C
Madrid
martes, mayo 21, 2024

Eduard Zamora (ADSI): “La seguridad se reinventa cada día por obligación”

Debe leer

Eduard Zamora Peral es presidente de ADSI, la Asociación de Directivos de Seguridad Integral, un concepto este, el de la seguridad integral, al que aspiran la mayoría de empresas que se dedican a la seguridad, pero que aún encuentra resistencias, sobre todo en lo que concierne a entender de qué se está hablando, en realidad. Una “utopía” aún implementarla, dice Zamora.

De ello habla en esta entrevista concedida a Delta13News, como de la oportunidad de cualificar el ámbito de la seguridad empezando por quienes la dirigen.

De ADSI puede ser socio todo profesional de cualquier sector de la seguridad pública o privada, que esté en posesión de la titulación de Director, Jefe de Seguridad o Detective Privado reconocida por el Ministerio del Interior, o titulaciones acreditativas para ejercer como técnico de PRL, Criminólogo, etc. También todo aquel que, sin disponer de ellas, desarrolle funciones de responsabilidad directiva en el ámbito de la seguridad en cualquier empresa, entidad o Administración.

Pero, ¿cuáles son los objetivos de la asociación de Directivos de Seguridad Integral de ADSI que preside?

Con 28 años de existencia, lo que nos distingue de otras asociaciones es que es una amalgama de las dos partes de la seguridad privada, casi tres si contamos también la pública, en donde nuestros asociados hay personas que son los socios, propiamente dichos, pero también personas jurídicas que son los patrocinadores. Pero nuestro socio natural son directivos de seguridad, que no solo son directores, sino directivos. Es decir, toda aquella persona que tenga un cargo directivo en el ámbito de la seguridad, sea pública o privada, bien sea proveedor o usuario. Quisimos en su día hacerlo así porque lo que pretendíamos, y creo que ha sido un éxito, es que todos juntos, los pilares de la seguridad: la pública y la privada, tuviésemos ese nexo común, ese espacio común de debate, de trabajo, de aportación y de conocimiento, y especialmente, lo que es nuestro fuerte, el networking.

Nosotros hacemos actividades mensuales presenciales, siempre en Madrid y en Barcelona, a razón de una cada mes, como mínimo. También ahora vamos a hacer cosas ya en Andalucía, en Canarias, Baleares y en Galicia, porque nuestros socios, que son de toda España, nos piden también presencia. En los eventos, la actividad se divide siempre en 3 partes, una teórica que consiste en una explicación de cómo se gestiona la seguridad en ese espacio, en esa entidad, en ese museo; luego una visita al espacio, que también es un tema atractivo, y finalmente siempre acabamos con un cóctel y networking en donde nuestros inscritos, los socios y amigos, pueden debatir y pueden conocerse.

¿Cuál es el perfil que ha de tener un directivo de seguridad? ¿Qué tipo de formación ha de poseer para poder ser directivo?

Ojalá los directivos tuviesen la máxima formación. En este tema de la formación hay mucho debate porque en su día, con la presión de las asociaciones, especialmente la nuestra, conseguimos que se incluyese en la normativa de seguridad privada la ampliación del abanico y se creasen los grados de seguridad. O sea, una carrera de cuatro años, porque consideramos totalmente ilógico y hasta injusto que para ser detective hiciesen falta 3 años de estudios universitarios y para ser director de seguridad 9 meses. Entonces, nos dijimos, no puede ser. Al menos lo mismo que los detectives o, si pudiese ser, unos y otros, el grado de seguridad, una carrera universitaria de 4 años… Eso se empezó a implantar hará 5 o 7 años. Y lo que ocurrió es que cuando nos dijeron ‘estaréis contentos porque con tanta presión habéis conseguido que implantemos el grado como una forma de habilitar los directores de seguridad’, nosotros contestamos que estamos contentos a medias, porque os habéis olvidado de poner una transitoria que diga: El curso actualmente vigente dejará de existir en 5 años o 10 años, cuando las universidades tengan ya una oferta de grados de seguridad bastante avanzada. Y así se quedó. Se quedó esa esa vía de escape para tener la titulación de forma muy fácil y se dejaron los grados también, pero mientras dejas la tipología para obtener la titulación difícil o la fácil, la gente ¿qué hace?, pues se va por la fácil. Y eso es lo que a nosotros nos gustaría evitar. Porque, con la mejor formación, entendemos que los directores de seguridad van a ser mejores en cuanto a la relación con sus clientes o usuarios.

¿Qué es la seguridad integral, qué incluye?

La seguridad integral es un objetivo, no quiero decir utopía, pero en este momento es un poco utópico. Los que ya somos algo mayores que trabajamos en estas materias, abogamos porque la seguridad se lleve desde un único mando, desde una única visión global y transversal en la empresa. Ahora está muy unido todo lo que es la seguridad física, electrónica y personal, pero casi siempre separada de la ciberseguridad. Por imperativo de los conocimientos de los directores de seguridad o de las direcciones de tecnología y ciber, que han querido tener bajo su mando y su paraguas la seguridad de su ámbito específico de tecnología, se ha creado algo que para mí es una anomalía, que es que no se puede ser arte y parte. La seguridad en las empresas consideramos que debe ser toda ella una misma cosa, incluso, por qué no también, la gestión de la seguridad laboral, o sea, todas las seguridades bajo un único mando, con esa visión global y transversal.

Luego, esa persona que no hace falta que sea la que más sabe de cada uno de esos ámbitos ya se rodeará de los mejores expertos en cada una de las tres seguridades: ciberseguridad, la seguridad mal llamada física, que es mucho más (fraudes, operativa y tal), y la seguridad laboral, y ya se rodeará de los mejores en cada uno de estos tres pilares. El presidente o CEO de una compañía no es el que más sabe de las materias de la compañía, porque tiene un buen director en cada ámbito, el financiero, en marketing, en Recursos Humanos, y en nuestro caso, uno de seguridad, otro de ciber, etcétera. Pero es el que mejor los coordina porque conoce toda la idiosincrasia de la compañía. ¿Y qué es lo que quiere la compañía? Pues aquí estamos abogando por lo mismo, que esa gestión integral, que esa unificación bajo un mismo espacio y dirección de toda la seguridad aporte más y mejor. Una visión de esa transversalidad que aporte mayor eficacia y eficiencia.

¿Qué momento vive la seguridad en general en España?

Yo le decía hace poco a una gran consultora, que es la responsable en España y casi gran parte del mundo de la publicación de las tablas salariales, les decía que ‘estamos molestos con vosotros porque los directores de seguridad no salimos en vuestras tablas salariales, sale todo el mundo, sale hasta el de mantenimiento, hasta el de limpieza y tal, pero no salimos los directores de seguridad. ¿Qué pasa? ¿es que no tenemos ninguna función importante en la empresa? Entonces, nuestra aportación a la producción de la empresa como directores de seguridad es difícilmente evaluable, pero si conseguimos que las empresas tengan mínimos incidentes de seguridad que les dificulten la producción y que les perjudiquen en su imagen, estamos convencidos de que todo ello mejorará la productividad de la empresa, sea del sector que sea.

Lo que vamos a conseguir es que la productividad sea más alta y el rendimiento de los empleados también más alto, porque así estarán dedicados a lo que les interesa, que es producir y vender su producto y los de seguridad nos de que las incidencias delictivas sean las mínimas para que se obstaculice en lo mínimo el quehacer de la empresa en su día a día. Lo que proponemos es alinearnos con el negocio, con la productividad, pero dentro de ese margen de seguridad y de prevención que la empresa marque, y dentro de cada empresa es cada dirección general la que marca ese nivel.

La ciberseguridad es hoy la principal o una de las mayores preocupaciones. La mayor parte de las empresas son pequeñas y medianas empresas, al menos en España. Una gran corporación puede tener más recursos para combatir a este tipo de delincuentes, pero para las pymes eso supone a veces grandes inversiones.

Las que no tengan la facultad de tener un gran experto con el sueldo que corresponda en su plantilla, pues lo pueden contratar fuera. Hay consultoras, empresas externas que dan muy buenos servicios. Luego ya es hasta dónde tu presupuesto puede alcanzar que contrates a las mejores del mercado o algunas que no sean las mejores, pero que te puedan dar un muy buen servicio. Pasa igual que con el director de seguridad; mucha gente no tiene capacidad económica para tener un director de seguridad, pero lo puede tener a tiempo parcial, donde lo que te exige la ley es que estés habilitado como director de seguridad, pero no te obliga a que sea contratación a jornada completa. El sueldo, las horas, la dedicación que tú consideres que necesitas y que tu director de seguridad externo e interno te aconseje que necesitas para cubrir bien tus expectativas. Y con la ciber ocurre igual. Ojalá que todas las empresas tuviesen un gran presupuesto para tener los mejores expertos en ciber, pero cuando no llegues a ello, pues igual que hacen con marketing u otras materias que no les son vitales, pero que les ayudan a funcionar, lo subcontratan fuera.

¿Cómo ve el futuro de la seguridad en España?

Ha habido malos, hay y habrá como tú muy bien dices. Un mundo sin problemas no es posible. Será posible una hora, un día, pero cuando el segundo día los delincuentes sepan que no hay seguridad, que no hay vigilancia policial, te aseguro que las tiendas ya estarán vacías, los supermercados también y electrodomésticos no quedarán en ninguna tienda. Es un ejemplo claro de que la seguridad siempre debe estar porque en nuestra sociedad el ser humano es bueno hasta que deja de serlo. La seguridad ha estado siempre presente y, por desgracia, a veces tienen que pasar cosas especialmente graves para que las empresas o algunos sectores se conciencien de que deben tener alguna medida de seguridad. Yo cuando asesoro a empresas que me dicen ‘no, no, es que no tengo nada, pero nunca me ha ocurrido nada’ yo les digo: ‘ya, pero ¿estás seguro de que nunca te va a ocurrir nada?’. Todo es posible, todo está en que alguien te analice qué grado de probabilidad hay de que se materialice ese hecho delictivo y de cómo te proteges contra él, cómo te preguntas contra él y cómo reaccionas cuando te ocurra. Por tanto, diría que la seguridad es una cosa intrínseca a nuestra sociedad. Luego está qué nivel de seguridad quieres implantar y qué estás dispuesto a pagar. Yo tengo amigos que no tienen ni rejas, ni alarmas, ni perros guardianes en sus casas, y me dicen: ‘Yo tengo bastante con un buen seguro’; otros tienen también un buen seguro, pero también tienen rejas y alarmas. La seguridad es algo subjetivo, que cada particular en su casa o cada empresa en su empresa determina dónde pone el nivel, dónde pone el listón y cuánto quiere invertir. Pero, en función de cómo te protejas vas a ser más o menos vulnerable.

¿Cómo se están implementado las nuevas tecnologías y la digitalización o la inteligencia artificial en el ámbito de la seguridad?

Los sectores se reinventan, se reordenan y se transforman. Lo que antes hacía un determinado número de personas, ahora lo hace un robot, lo hace una máquina. ¿Esas personas hemos tenido que eliminarlas del mundo laboral? No, se han reconvertido. La tecnología es algo innato a los medios de protección de la seguridad. Hoy día no se nos antoja solo una reja de hierro pura y dura, salvo que le incorpores algunos sensores contra impactos o contra intento de corte. Actualmente, todos los servicios de seguridad tienen un apartado, un aspecto ciber, para su gestión electrónica, su gestión online a distancia, bien desde la central de alarma o tú mismo con tu móvil, que puedes activar o desactivar o ver qué te ocurre en casa. Si te salta una alarma tú miras por la cámara. Todo está relacionado con la tecnología, por lo que estamos obligados a que la tecnología y las medidas de seguridad físicas y electrónicas vayan de la mano. Por eso el mundo se está transformando. Vigilantes sigue habiendo. Es decir, si te fijas, justamente es al revés, hay mucha falta de vigilantes ¿y por qué? Pues porque, por desgracia, no es un sector muy bien pagado. Sus convenios son los que son, no consiguen despegar en cuanto a sus sueldos. Y cuando hay épocas de bonanza laboral, pues se van a a trabajar en el verano a la costa, a trabajar en hostelería y sabiendo que le van a pagar bien. Luego en invierno vuelven porque, como hay tanta demanda de vigilantes que no se cubren, sabe que tendrá empleo seguro. Eso no significa que las empresas gestionen la seguridad de otra forma, intentando eliminar el factor humano; no, lo cubren con cámaras, con robots que hacen vigilancia en sus espacios. Lo cubren de muchas formas, hasta ya con drones en según qué tipo de espacios. Pero eso significa que tras esas máquinas debe haber empleados, debe haber gente que las controle. Es cuestión de reinventarse y la seguridad se reinventa cada día por obligación.

 

spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

spot_img

Últimas Noticias