18.3 C
Madrid
martes, mayo 21, 2024

Vladimir Putin. Nada le conmueve

Debe leer

Escritura PutinTal vez como a mí, te ocurra que, de vez en cuando, sientes la necesidad de saber qué pasa por la cabeza de algunas personas cuando no encuentras sentido a sus actos. Han pasado ya mas de dos años desde comenzó la guerra de Rusia contra Ucrania y no solo no se divisa el final del conflicto, sino que otros países podrían, en breve, verse involucrados en el conflicto.

Una vez más y desde el punto de vista grafológico quiero analizar un poquito más cómo es el personaje que ha truncado la vida de muchos y el rumbo de otros.

El manuscrito que he analizado corresponde al realizado durante una visita oficial a nuestro país en el año 2000. Es cierto que han pasado ya muchos años, pero debes saber que la escritura, como un reflejo de nuestra personalidad, no cambia tanto, apenas se suavizan o se acentúan algunos rasgos, pero en esencia, continua siendo la misma porque seguimos siendo los mismos. Tampoco es impedimento para el análisis el hecho de estar escrito en cirílico, dado que no analizamos lo que dice ni cómo lo dice, sino los rasgos gráficos.

Lo primero que analizamos a través del texto es la manera en que el sujeto se adapta socialmente a través de la forma de organizar su escritura en el papel, que representa el entorno social. Me refiero a los márgenes. El margen superior ofrece información entre el Yo y el Objeto. Siendo éste muy próximo al escudo denota una necesidad de relacionarse, necesidad que aborda de malas maneras, siendo descortés y entrometido, actuando con una cierta precipitación. El margen izquierdo en relación al pasado, a la manera de vivir la infancia y a las normas establecidas, es pequeño e irregular y por tanto podemos asegurar un desarraigo no solo de las normas sociales establecidas, sino también de las figuras que procuraron o no enseñarle esta normativa. Podemos decir que acomete las situaciones de una manera irregular, sin una norma establecida. El margen derecho también se observa irregular, lo cual ofrece información de la imprevisibilidad de sus impulsos y su inestabilidad emocional. Observamos también, lo que en grafología llamamos “rabos de zorro”, cuando al llegar al borde del papel estruja la palabra, bajándola o subiéndola, evitando cortarla; este rasgo muestra una negación de los límites propios, en cualquier aspecto de su vida, procurando llevar su voluntad hasta el final, constriñendo la voluntad de otros.

Llama la atención la dirección de las líneas del texto, que ofrecen una imagen ascendente que caen al final del renglón. Son líneas convexas. La euforia inicial, con la que acomete los proyectos, pierde impulso cuando choca con los obstáculos reales que se va encontrando en el camino. No quiere decir esto que abandone, pues su por su escritura ligada e inclinada sabemos que es perseverante y constante y a pesar de que pueda perder impulso no quiere morir antes de tiempo, antes de terminar su proyecto vital.

El tamaño de su escritura nos ofrece información a cerca de la necesidad que tiene de llamar la atención, está orgulloso de sí mismo y cree ser importante, sin embargo, todo ello es, únicamente, una compensación de los complejos de inferioridad que padece junto al miedo a ser indiferente.

Existe también un sobre alzamiento tanto en pies o jambas como en hampas o crestas. En este caso junto con otros rasgos gráficos nos muestran un sujeto que busca el placer y el goce a través de aspectos materiales.

Observamos otros rasgos gráficos que llaman la atención y que resumo para no hacerte este artículo demasiado extenso; como el exceso de angulosidad en los óvalos, la presión desplazada hacia la derecha, cuyo mayor grosor se presenta en la parte ascendente, letras infladas y terminaciones en maza, rasgos propios de violadores y homicidas.

Con todo ello podemos concluir que estamos ante un sujeto exigente consigo mismo, perfeccionista,  con ciertos traumas infantiles, con capacidad de seducción y diplomacia, entiéndase ésta calculada y falta de empatía. Es oportunista, severo con los demás, con peligro de ensañamiento; soberbio y desconfiado, de mente fría con rasgos de una brutalidad manifiesta sin que nada le conmueva, seguramente por la acumulación de rencor que posee.

Estos son algunos rasgos que ofrece la personalidad de Vladimir Putin a través de sus rasgos gráficos, mandatario ruso, que ocupa el cargo prácticamente desde su visita a nuestro país en el año 2000. La explicación a sus actos: nada le conmueve.

Por Elsa Alonso, grafóloga y perito calígrafo.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

spot_img

Últimas Noticias