13.1 C
Madrid
miércoles, abril 17, 2024

EE.UU. asegura a Israel su «inquebrantable» apoyo y deplora que Hamás use a civiles como escudos

Debe leer

El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd J. Austin III, discutió este lunes en Tel Aviv las metas y objetivos de la campaña de Israel contra el grupo terrorista Hamás en Gaza con el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, con quien abordó sobre cómo reducir el daño a los civiles en el espacio de batalla y la necesidad de garantizar un flujo sostenido de asistencia humanitaria hacia Gaza.

De ello hablaron en una conferencia de prensa posterior a la reunión. El general de la Fuerza Aérea CQ Brown, Jr., presidente del Estado Mayor Conjunto, también participó en las conversaciones de alto nivel.

Austin ha estado en contacto casi a diario con Gallant desde que Hamas lanzó sus ataques terroristas contra Israel el 7 de octubre. Ese ataque mató a más de mil judíos que vivían cerca de la Franja de Gaza y cientos de rehenes, incluidos estadounidenses, fueron tomados por el grupo terrorista. «Sé que Israel ha cambiado profundamente desde donde estaba usted el 6 de octubre», dijo. dijo Austin. «Estoy aquí con un mensaje claro: el apoyo de Estados Unidos a la seguridad de Israel es inquebrantable«.

Hamás cometió «atrocidades» durante su ataque a Israel. Es, subrayó, una continuación de sus objetivos declarados: «el asesinato de judíos y la eliminación del Estado judío». En este sentido, clamó que «ningún país debería tolerar semejante peligro», señaló Austin, para quien «Israel tiene todo el derecho a defenderse contra un grupo terrorista fanático cuyo propósito declarado es asesinar judíos y erradicar el Estado judío».

Los terroristas se esconden entre la población de Gaza y parecen decididos «a condenar tanto a israelíes como a palestinos a un ciclo interminable de sufrimiento y conflicto», señaló el secretario. «Las democracias son más fuertes y seguras cuando respetamos las leyes de la guerra. Y ya he dicho que proteger a los civiles palestinos en Gaza es a la vez un deber moral y un imperativo estratégico”.

Estados Unidos seguirá defendiendo el derecho fundamental de Israel a defenderse, afirmó. «Y también seguiremos instando a la protección de los civiles durante el conflicto y a aumentar el flujo de ayuda humanitaria hacia Gaza», afirmó Austin. «Eso es importante, mientras Israel lucha por desmantelar la infraestructura terrorista de Hamás en Gaza». «Y también será crucial para nuestro trabajo con nuestros aliados y socios una vez que cesen los combates”.

Tanto Austin como Gallant miraron más allá de Hamás y se fijaron en el «patrocinador» del grupo terrorista: Irán. «Estamos trabajando para garantizar que este conflicto no escale más allá de Gaza», dijo Austin. «Pero mientras nos esforzamos por estabilizar la región, Irán está aumentando las tensiones al continuar apoyando a grupos terroristas y ataques maliciosos por parte de estos representantes iraníes que amenazan la región y corren el riesgo de un conflicto más amplio». «Por supuesto, Estados Unidos no busca la guerra. Y llamamos urgentemente a Irán a tomar medidas para reducir la tensión”.

«Ahora sabemos que los últimos 72 días han sido algunos de los más dolorosos en la historia de Israel», afirmó Austin, si bien advirtió que «agravaría esta tragedia si todo lo que le espera al pueblo israelí y a sus vecinos palestinos al final de esta terrible guerra fuera más inseguridad, furia y desesperación».

Israelíes y palestinos «merecen un horizonte de esperanza», por lo que trabajó sob re la idea de que «a ambos pueblos les conviene apoyar la solución de dos Estados» en el futuro, viviendo uno al lado del otro en seguridad mutua. «Ahora sabemos lo difícil que es eso, especialmente después del 7 de octubre», dijo Austin, pero «la inestabilidad y la inseguridad actuales sólo favorecen a Hamás. Por lo tanto, debemos pensar juntos sobre lo que hay más allá de esta terrible temporada de terror y guerra”.

Sin embargo, la guerra continúa y los líderes estadounidenses e israelíes discutieron la complejidad del combate. Austin destacó que el campo de batalla es «increíblemente difícil», con espacios muy cerrados y una población densa. «Eso hace que sea muy, muy difícil llevar a cabo cualquier operación militar», afirmó. «Más allá de eso, vemos que Hamás utiliza habitualmente a civiles como escudos«.

El grupo terrorista también ubica sedes y nodos logísticos cerca de «sitios protegidos» en sus instalaciones, como hospitales, escuelas, mezquitas e iglesias. Esto aumenta la complejidad y «proporciona una carga adicional para las fuerzas que llevan a cabo esta lucha», dijo Austin. «(La guerra) requiere una fuerza muy profesional. Y esa fuerza tiene que aprender cada paso del camino”, concluyó.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

spot_img

Últimas Noticias