13.1 C
Madrid
miércoles, abril 17, 2024

La ONU advierte del riesgo de que surja una vasta área de inestabilidad desde Mali hasta las fronteras de Nigeria

Debe leer

El 18º Informe del Secretario General de la Oficina de Lucha contra el Terrorismo de las Naciones Unidas vuelve a poner al continente africano en el punto de mira por la amenaza que representa Daesh para la paz y la seguridad internacionales, muy en particular en África Occidental y el Sahel.

A pesar de los avances logrados, según el informe el Daesh sigue siendo una “amenaza real y grave”, particularmente en las zonas de conflicto. No obstante, también se señala que ha habido una reducción sustancial de sus capacidades operativas en algunas regiones.

Asimismo, se estima que la demora en anunciar un nuevo líder, tras la neutralización de su antecesor, hace suponer que existen ciertas tensiones internas dentro de la propia organización terrorista. Al mismo tiempo, preocupa la proliferación de armamento en Afganistán, Oriente Medio y África, en particular por la disponibilidad de armas pequeñas y ligeras, así como el creciente uso de aeronaves no tripuladas y artefactos explosivos improvisados.

Además, se pone en valor que los esfuerzos los Estados miembros para luchar contra la financiación del terrorismo han dado resultados tangibles. Así, las reservas financieras del Daesh se estiman hoy entre 10 y 25 millones de dólares, “significativamente menores” que en años anteriores.

En este sentido, Naciones Unidas, en particular a través del Pacto Mundial de Coordinación de la Lucha Antiterrorista de las Naciones Unidas, siguieron ayudando a los Estados miembros a reforzar sus capacidades para prevenir y combatir el terrorismo y el extremismo violento que puede conducir al terrorismo.

Para hacer frente a la naturaleza transnacional de este fenómeno, los esfuerzos ONU se centraron en promover la cooperación multilateral, en particular para luchar contra los delitos terroristas, apoyar los procesos de enjuiciamiento y repatriar a las personas que permanecen en el noreste de la República Árabe Siria.

Por otro lado, el Informe recoge los importantes avances en la lucha contra los grupos vinculados al Daesh en Afganistán, Indonesia, Malasia, Egipto y Mozambique.

Sin embargo, y a pesar de estos logros obtenidos, destaca que el riesgo de un resurgimiento de Daesh persiste, como lo demuestra el aumento de los ataques en Irak y Siria, que se han incrementado desde noviembre de 2023. Este tipo de acciones demuestra su capacidad de resistencia y la posibilidad de su resurgimiento en dicha zona.

Donde crece la inseguridad es en África occidental y el Sahel, áreas que experimentan un entorno de seguridad cada vez “más complejo e inestable”. El terrorismo a menudo se entrelaza con los conflictos existentes en esas zonas, factor que el Daesh y sus aliados yihadistas explotan, promueven y agravan.

En este escenario, donde las disputas étnicas y regionales se combinan con la agenda de estos grupos afines al Daesh, cada vez más autónomos, es posible que surja una vasta área de inestabilidad desde Mali hasta las fronteras de Nigeria. En este sentido, el secretario general adjunto de la Oficina de Lucha contra el Terrorismo de las Naciones Unidas señala que contrarrestar la amenaza del terrorismo en África sigue siendo una prioridad para su Oficina.

El terrorismo en Europa

En Europa, los niveles de amenaza aumentaron tras los atentados mortales ocurridos en octubre y diciembre de 2023 en Bélgica y Francia, además de los numerosos incidentes terroristas no mortales y detenciones que se produjeron en varios países de nuestro entorno.

Los Estados miembros informaron de que, entre los elementos desencadenantes de ataques por iniciativa propia, figuraban los incidentes de quema del Corán acaecidos en algunos países nórdicos y los agravios que los fanáticos explotan para radicalizar y reclutar a nuevos adeptos en algunas comunidades del continente.

Necesidad de prevención

Como marco final, el secretario general adjunto de la Oficina de Lucha contra el Terrorismo de las Naciones Unidas, Vladimir Voronkov, reiteró el compromiso de la ONU con los esfuerzos llevados a cabo por los Estados, así como con el apoyo a las víctimas del Daesh y a los supervivientes de la violencia terrorista, incluida la violencia sexual y de género. También subrayó la importancia de basar los esfuerzos antiterroristas en el derecho internacional y en el derecho humanitario.

Por último, el informe destaca que, para hacer frente a la amenaza, es preciso dar respuestas integrales en múltiples niveles. En su concepción y desarrollo, es necesario que participen todas las partes interesadas, lo que supone, en primer lugar, prevenir el extremismo violento que conduce al terrorismo.

Por ello, se alentó a los Estados miembros a que consideren la posibilidad de elaborar estrategias nacionales y regionales de prevención, que involucren a toda la sociedad, y que estén dirigidas a combatir todas las formas de violencia contra el estado de derecho y los derechos humanos.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

spot_img

Últimas Noticias