18.3 C
Madrid
martes, mayo 21, 2024

Las muertes en carretera aumentan un 4% en la Unión Europea en 2022

Debe leer

En 2022, los accidentes de tráfico se cobraron la vida de 20.653 personas en la Unión Europea, lo que supone un aumento del 4 % en comparación con 2021, cuando se contabilizaron un total de 19.917 víctimas mortales, según los últimos datos de Eurostat.

El número de muertos aumenta desde hace dos años consecutivos tras la caída sin precedentes registrada en 2020, con 18.833 víctimas, atribuida a las restricciones de la COVID-19 que afectan al transporte de pasajeros.

Tasas de mortalidad en carretera: las más bajas en Suecia y las más altas en Rumanía

En 2022, hubo una media de 46 muertes por accidentes de tráfico por millón de habitantes en la UE. Teniendo en cuenta la población de cada país de la UE, las tasas más bajas de víctimas mortales en carretera en 2022 se registraron en Suecia, con 22 muertes en carretera por millón de habitantes. Le siguieron Dinamarca, con 26 e Irlanda, con 31.

Por el contrario, las tasas más altas de muertes se registraron en Rumanía, que sumó un total de 86 muertes en carretera por millón de habitantes, seguida de Bulgaria, con 78, y Croacia, que alcanzó la cifra de 71 víctimas mortales en dicho periodo.

La velocidad, causa de graves accidentes

Precisamente, la Dirección General de Tráfico presentó en abril una nueva edición de sus campañas específicas de control centrada esta vez en la vigilancia de la velocidad como uno de los factores de riesgo clave en la siniestralidad vial. Los agentes centraron su atención especialmente entre el 15 y el 21 de abril.

La velocidad inadecuada es el tercer factor concurrente más habitual en los siniestros de tráfico, especialmente, en aquellos con víctimas mortales. En 2023 con datos a 24 horas dentro del ámbito DGT, se registraron 211 siniestros mortales en los que este factor estuvo presente.

Según el Subdirector General de Gestión de la Movilidad y Tecnología de la DGT, Francisco José Ruiz Boada, “estas cifras demuestran que el cumplimiento de los límites de velocidad no solo es una obligación legal, sino también una responsabilidad moral que contribuye por un lado a la seguridad vial, porque reduce de forma significativa la lesividad del siniestro, a mejorar el impacto medioambiental y en definitiva al bienestar de todos los usuarios que comparten la vía, porque es importante recordar… que en la carretera no estamos solos”.

Todo esto se hace siguiendo las recomendaciones de las organizaciones internacionales y europeas que instan a los organismos encargados de la seguridad vial de los distintos países a vigilar que los límites de velocidad establecidos se cumplen. Al tratarse de una campaña desarrollada también a nivel europeo por la asociación RoadPol (European Roads Policing Network), la vigilancia no sólo se llevó a cabo en España sino en todos los países adheridos a dicha asociación.

En base a los resultados del Proyecto Europeo Baseline, en lo que respecta a la velocidad, el nivel de cumplimiento del límite de velocidad establecido en España varía en función del tipo de vía: Mientras que en autovía el 63% de los turismos circulan a la velocidad permitida (valor alto en comparación con otros países), en las autopistas este porcentaje baja al 51%. En el caso de las carreteras convencionales, las que mayores riesgos presentan, el cumplimiento del límite de velocidad establecido es del 43%, un nivel bajo, similar al que registra Bélgica (46%).

En vías urbanas con límite de 50km/h, el nivel de cumplimiento de la velocidad por parte de turismos es de un 65%, el tercer valor más alto de los 13 países con los que compartimos límite. Por su parte, en las calles de 30 km/h, el nivel de cumplimiento es del 32%, el valor más alto de los tres países para los que se dispone de datos. Cabe destacar, además, que la velocidad media de los turismos en las calles 30 es 11 km/h inferior a la de las calles 50 (36 frente a 47 km/h), una diferencia que supone una gran reducción del riesgo de atropello mortal o grave.

La tecnología ayuda

Todos los vehículos matriculados nuevos a partir del próximo 6 de julio de 2024, deberán contar, con una serie funciones de seguridad avanzadas, las denominadas ADAS, entre las que se encuentra el Asistente Inteligente de Velocidad (ISA).

Este sistema, formado por el navegador del vehículo, que muestra el límite de velocidad en la vía por la que se circula, y un sistema de reconocimiento de señales que complementa a la cartografía digital y detecta limitaciones temporales de velocidad, ayuda al conductor a conocer y respetar los límites de velocidad, contribuyendo de este modo a la mejora de la seguridad vial.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

spot_img

Últimas Noticias