6.8 C
Madrid
viernes, abril 19, 2024

La IA representará un impulso por la actividad del cibercrimen

Debe leer

La inteligencia artificial (IA) representará un impulso por la actividad del cibercrimen, pues permitirá perfeccionar estafas de suplantación de identidad y automatizar ataques masivos, según augura la Agencia de Ciberseguridad de Catalunya, que incluye la IA entre las prospectivas de este 2024 en ciberseguridad.

Sin embargo, agrega, el uso de la propia IA es un “instrumento poderoso” para los expertos en ciberseguridad para prevenir y responder a estas amenazas.

Así, las capacidades de la ciberseguridad para hacer frente a estas amenazas seguirán avanzando. Con el objetivo de proteger las nuevas redes corporativas, que combinan el teletrabajo, entornos cloud y la incorporación de todo tipo de dispositivos con conectividad, los modelos de confianza cero (cero trust) dentro de las empresas serán una realidad creciente.

En paralelo, el marco regulador de la UE seguirá avanzando para garantizar una digitalización segura y alineada con una estrategia de ciberseguridad europea.

Este 2024, los Estados miembros tendrán que desplegar nuevas capacidades reguladoras para transponer directivas europeas, como la Directiva NIS 2, la Directiva de resiliencia por entidades críticas. Las entidades financieras deberán seguir preparándose para el cumplimiento del Reglamento DORA (Digital Operational Resilience Act) a partir de enero de 2025.

En España, todo el sector público y las entidades del sector privado que le presten soluciones tendrán que maximizar esfuerzos por asegurarse el cumplimiento al Esquema Nacional de Seguridad (ENS) que entró en vigor en 2022.

Además, la UE prevé la aprobación del Reglamento de Ciberresiliencia y el de Cibersolidaridad, con el objetivo de reforzar las capacidades de la Unión para detectar, prepararse y responder a amenazas e incidentes cibernéticos a través de la creación de infraestructuras y mecanismos cooperativos entre los Estados miembros.

Crisis geopolíticas

Con todo, cuidado, porque las crisis geopolíticas impulsarán la actividad de los cibercriminales que desafían el equilibrio social y económico actuando desde la impunidad que les ofrecen algunos estados.

Con carácter general, el contexto global actual permite vaticinar en 2024 con una intensa actividad en materia de ciberseguridad. En ese sentido, sí, las crisis económicas, geopolíticas y climáticas del mundo impulsarán las ciberamenazas.

Así, las previsiones de desaceleración de la economía mundial plantean un escenario donde la cibercriminalidad cibernética puede convertirse en una salida a las dificultades económicas de la población.

Por su parte, las crisis geopolíticas globales impulsarán la actividad de las organizaciones cibercriminales que desafían el equilibrio social y económico actuando desde la impunidad que les ofrecen algunos estados. Y, finalmente, la crisis energética y la crisis climática atraerán a los ciberataques contra sectores esenciales para los suministros básicos con el objetivo de maximizar el impacto, como la electricidad, el gas o el agua.

El cibercrimen se adaptará a las nuevas realidades para maximizar la efectividad y el impacto de los ciberataques. Aprovechará que el mundo está cada vez más interconectado para atacar a los ecosistemas con mucha interrelación y dependencia entre organizaciones, con el objetivo de detener la operativa con ataques de ransomware y DDoS.

También, seguirán explotando los ataques destinados a esquivar las protecciones del doble factor de autenticación (2FA) y seguirán desplegando redes de botes avanzadas que permitirán elevar el cibercrimen a un nuevo nivel.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

spot_img

Últimas Noticias